2007-06-07

Tensión y destrozos en una muestra de dibujos de Alfonso Barbieri

Ahora | Sociedad CBA | JUE 7 JUN | 22:18

Tensión y destrozos en una muestra de dibujos de Alfonso Barbieri

Manifestantes que pertenecen a una agrupación no católica impidieron el ingreso al Centro Cultural España Córdoba, donde se presenta una exposición con algunos dibujos sobre temas religiosos.

Redacción LAVOZ.com.ar

Al menos seis detenidos fue el saldo de una polémica manifestación protagonizada por unos 20 integrantes de una agrupación religiosa no católica, entre ellos dos sacerdotes, que bloquearon esta noche el ingreso al Centro Cultural España Córdoba (Entre Ríos 40), donde se presenta un libro de dibujos de un artista cordobés entre los que se abordan temas religiosos y eróticos.
Aparentemente, algunos cuadros habrían sido destrozados por los participantes de este "piquete", que serían los mismos que causaron una gran polémica durante la muestra "Navidad, 10 artistas, 10 miradas" organizada por la Municipalidad de Córdoba a fines de 2004, según dijeron las autoridades del España Córdoba.
La exposición del centro cultural pertenece a Alfonso Barbieri, un artista plástico y músico cordobés (integrante de la banda Los Cocineros) quien exhibía dibujos originales del libro Alfonso Barbieri. Dibujos 1990-2001 (ver "El dibujo es mi refugio" en Edición Impresa) y que dijo haberse sentido "un rehén" durante el escándalo.
Cruces. "Que saquen los dibujos blasfemos y los dejaremos en paz", advirtió uno de los sacerdotes que participan del "piquete", aparentemente vinculados con Julián Espina, el cura que desató la polémica en el Cabildo hace más de dos años (ver Escándalo y golpes por la muestra navideña 23/12/04).
En las imágenes de Canal Doce se pudo ver incluso a quienes serían hermanos de Espina, quien si bien no se reconoce como católico, se declara católico, apostólico, romano y tradicionalista sedevacantista, línea que no reconoce la autoridad de los papas posteriores a Pío XII (ver “Soy un esclavo de la Virgen María” 22/12/04).
El artista Barbieri dijo que durante las al menos dos horas que duró el bloqueo no podía salir del interior del centro cultural y que estaba, junto a allegados, "como rehenes" en el lugar.
"Esto es un desastre, va en contra de la libertad de expresión, me parece el horror, para resumirlo. Estoy muy nervioso. Atacaron las obras a pesar de que se había llegado a un acuerdo para bajar las obras que les molestaban", dijo a Cadena 3.
Críticas a la Policía. Emilio Garbino, co-editor del libro de Barbieri, dijo que la Policía no tuvo "contundencia" a la hora de proteger el desarrollo de la muestra.
"Han roto los cuadros de adentro, han roto la puerta de ingreso, y no dejan entrar a nadie que quiera entrar. La Policía tiene un papel absolutamente ambiguo, deberían permitir el acceso a las personas y sacar a esta gente que tiene una actitud anti-cívica", dijo.
Historia conocida. Además de haber propiciado el escándalo en 2004, Espina es conocido también por haber intentado impedir la proyección de la película La última tentación de Cristo , del cinesta Martín Scorsese, en el Rectorado de la Universidad Nacional de Córdoba (ver Antecedente 21/12/04).

http://www.lavoz.com.ar/herramientas/imprimir_nota.asp?nota_id=78932

2 comentarios:

Daniel O. Requelme dijo...

Ocurrió
En el Centro Cultural España Córdoba (C.C.E.C.) un incidente de mediana repercusión cuyo antecedente y calidad y cantidad de opiniones vertidas por distintos medios justifica no insistir con mas de lo mismo.

Edgardo
Livitnoff en su columna del diario La Voz del Interior el 10 de Junio de 2007 se atreve con una referencia a la responsabilidad que le cabe a la sociedad y a los medios: “Tendemos a crear polémicas alimentándolas con posturas extremas…” “Nutrimos el escándalo…”

Ante la posibilidad del agravamiento de la situación que adelante se trate de “accidente” y no de “incidente” cuyas consecuencias a lamentar pueden perfectamente evitarse es posible convocar a los medios de comunicación a un debate franco con la intención de modificar la política de difusión de actos culturales correspondiente a cada uno.

Nuestros jóvenes artistas, creadores merecen nuestro reconocimiento y la difusión de su obra.
Si uno de nuestros jóvenes se encuentra compelido al escándalo para atraer la atención sobre su trabajo.
Se debería considerar como un llamado.

Si no alcanza en el futuro, por causa de la saturación del método incidental, existe el riesgo si un joven creador apela a algo más contundente que seria entonces un accidente.
¿Buscará arrancarse una oreja en la escalinata de una Iglesia?
¿Provocará con insultos a los simpatizantes mas fanáticos en la hora de salida de un estadio?

¿Cómo sociedad acaso no tenemos la responsabilidad de prever accidentes? ¿De cuidar, estimular y proteger la producción artística?
Y si, además puede estar en peligro la integridad física de nuestra juventud creadora justifica atender el llamado.

El dia 23 de Junio de 2007 pagina 20 espacio “SOCIEDAD” un articulo al respecto ocupa media pagina y el epígrafe de la foto de una librería dice: “Luego de los incidentes, algunas personas se acercaron a las librerías a consultar por el libro”.
¿De que otra manera puede obtener un joven artista media pagina en un prestigioso diario?.

Resulta apropiado y urgente estimular una modificación en las políticas de los medios de difusión. Favorecer las noticias que involucran la juventud en su tarea creativa, imaginativa, y de producción social. Tal vez se descubra que hay una “otra juventud” paralela que escribe, pinta, baila y milita socialmente. Vale la pena el intento. Todos tendremos recompensa.



Daniel O. Requelme


www.danielrequelme.com.ar

yasmin dijo...

Si te urge tener fama y/o dinero entonces ataca de alguna manera al catolicismo, seguro crearás polémica y tal vez hasta logres alguna reputación...!!!